Guía Express de Chile- Episodio 7: Valparaíso y final

Creo nunca había escrito tanto sobre un país como lo he hecho con Chile. De hecho, esperaba cubrir todo el viaje en 3 entregas y resulta que ya vamos por la número 7. Esta séptima entrega sí es oficialmente la culminación, pero no creo que vaya a ser la última vez que escriba sobre el país delgadito que me regaló tantos tesoros.

La ciudad que escogimos para terminar nuestro periplo chileno fue Valparaíso. Fue una cosa extraña, porque luego de acomodar todo el itinerario y los destino que íbamos a visitar, Valpo (como le dicen de cariño) terminó aplastadita entre Santiago y nuestro vuelo de regreso. Según yo, un paseo de un día bastaría para ver lo que la ciudad tenía para ofrecer, pero como también me sucedió en la Región de Los Lagos subestimé lo interesante y bello que es como destino.

Como con todo, la belleza está en el ojo de quien la mira. Conozco personas que no han gustado de Valpo porque es “sucia”, “peligrosa y con delincuencia”, “no hay nada interesante más allá de los murales” o porque “es antigua”. Yo es que tengo una debilidad por las ciudades que combinan arte y decadencia y Valparaíso es el ejemplo perfecto de una ciudad que vio mejores tiempos pero cuyos colores y pasajes la vuelven imprescindible.

Entonces…¿quieren saber más sobre esta ciudad y que cosas curiosas pueden ver ahí? No se despeguen, que ya viene lo bueno.

Una ciudad de cerros

Valparaíso es una ciudad portuaria a dos horas de Santiago, a la cual sirve y que en otras épocas tuvo una importancia estratégica a nivel económico y político. No obstante, desde que el Canal de Panamá se hizo prominente, la ciudad se enfrentó a un declive. Se evidencia en sus edificios viejos y ciertas áreas que parecen abandonadas al paso del tiempo.

Valpo, como le llaman sus habitantes de cariño, es como la hermana poco glamorosa de Viña del Mar. Mientras que Viña exhuda una especie de modernidad y lujo costero, Valpo es esa ciudad donde uno imagina marineros rudos desembarcando, fumando, gritando y siendo groseros. Pero eso no quiere decir que sea una ciudad fea o que no haya nada que ver ahí. Todo lo contrario.

La magia de la ciudad radica precisamente en sí misma, en ser como es, en tener los colores que tiene y en su topografía tan particular, pues es una ciudad anclada en los cerros. Pareciera como que las casas y edificios se aferraran para no caer directamente al Océano Pacífico. Para llegar a muchos de sus rincones se necesita subir a través de elevadores intrincados que son una maravilla de la ingeniería y uno de sus atractivos más interesantes. Claro que se puede recorrer también a pie (y trabajar bastante las piernas), pero sí se va con poco tiempo es mejor tomar los elevadores y así aprovechar la mayor cantidad de paisajes y vistas.

Una ciudad de vistas

Si ustedes me preguntan “Bueno, ¿pero cuál es el punto imperdible de Valparaíso, esa atracción que hay que ir sí o sí?”, le quedo mal porque no podría decirles un sólo lugar. Valpo no es de esas ciudades como París o Nueva York que tienen un landmark super evidente y popular, sino que su atractivo reside en la experiencia de estar ahí, conocer un poco su historia y maravillarse con el arte y los colores que explotan en cada esquina. Es como un laberinto de graffitis, el siguiente más lindo que el anterior.

Aparte de eso, su locación hace que casi desde cualquier parte se aprecien vistas espectaculares del mar. Gran parte de lo que hicimos Pedro y yo fue caminar por la ciudad, en la compañía de dos amigos chilenitos que nos hicieron de guías y nos llevaron como si fueramos dos locales más.

Qué ver y hacer en Valpo

Sonará aburrido, pero básicamente nos dedicamos a existir en medio de Valpo: que ir a caminar por el malecón, sentarnos en las piedras a ver los lobos marinos peleando por un espacio en las plataformas pesqueras; que bajarnos al lado de un risco a pararnos casi en el borde y sentir el viento en la cara; que ver pasar los trolebuses eléctricos (otra maravilla ingenieril) o que comernos un helado en Emporio La Rosa…la idea era experimentar la ciudad como si viviéramos ahí.

Pero bueno, no está de más darles una lista comprensiva de sitios y actividades que pueden hacer en “La Perla del Pacífico” si van por cuenta propia. De verdad que es una ciudad encantadora y a mí me hubiera encantado explorarla mas a fondo, pero si cuentan con poco tiempo no pueden dejar de hacer lo siguiente:

Usar los elevadores

Bueno, ¿pero que tiene de especial subirse a un elevador? ¡De esos hay en todos lados!

¡E-RROR!

Los de Valpo no son elevadores ordinarios. Son básicamente medios de transporte urbano, así como el metrocable de La Paz o las escaleras mecánicas de la Comuna 13 en Medellín. La mayoría datan de finales del siglo XIX y principios del siglo XX y son aproximadamente 16 ascensores repartidos por toda la ciudad. Originalmente eran unos 30, pero muchos se deterioraron por terremotos, descuido u otras razones. En realidad sólo uno de ellos, el de Polanco, es un elevador vertical como tal. El resto son más bien como funiculares, con rieles y demás.

Nosotros visitamos el Polanco, al cual se accede a través de un túnel oscuro que mide como 100 metros, y que en la parte superior tiene un mirador super lindo con vistas a la ciudad y el puerto. También subimos al funicular Reina Victoria, en Cerro Alegre, para bajar desde la parte alta hasta el “Plano”, que como lo dice su nombre, es la parte más llana de la ciudad.

Visitar la zona de los Mercados

Fiel a nuestra costumbre de visitar mercados de pueblo, Valpo no fue la excepción. Hay uno 3 mercados grandes en la ciudad, pero como no daba tiempo de ir a todos, dimos una vuelta rápida por el Mercado Cardonal, en el mero centro comercial de la ciudad.

Como cualquier mercado que se respete hay una gran variedad de frutas, abarrotes, y sobre todo mucho producto del mar: pescados, ostras, almejas, pulpo, calamar, erizos…todo lo que uno se pueda imagina que viene del océano y que se puede comer.

En este mercado nos tomó por sorpresa el único temblor que sentimos en Chile. Estábamos en medio de la comedera cuando el piso se meneó. Fue rápido y no tan fuerte, pero empezó a aumentar la intensidad y vi que nuestro amigo, el que vivía en Valpo, se levantó de la mesa. “Nos llevó la puta”, dije yo “Si este compa se está levantando es porque se va a venir la madre de los temblores y valimos gorra ya”. Pero no. Al final no pasó de ser un simple susto. Más que el temblor, lo que nos asustaba era la idea de caernos con todo y mercado porque si algo tiene, es que está viejito y herrumbrado.

Ir al malecón a tardear

Como buena ciudad portuaria, Valpo tiene un paseo marítimo donde se puede ir a dar la vuelta. Es normal encontrar allí a familias, parejas y hasta ancianos solitarios disfrutando de la brisa y del olor a mar. Aunque hay algunas bancas, muchos se sientan directamente en las rocas que rodean el paseo.

Nosotros fuimos a caminar un rato por ahí para observar las terminales portuarias y descansar la comida. Mientras conversábamos, un grupo de lobos marinos se disputaba los espacios disponibles sobre una antigua plataforma.

¡Es increíble como algo tan random y usual para los locales puede ser algo fascinante para un para de extranjeros que en su país jamás verán un animal de estos! Nos divertimos demasiado viendo a los bichillos gruñir, caerse de la plataforma y volver a subirse como si fuera acróbatas de circo,

Visitar la antigua cárcel

La antigua prisión de Valpo tenía que ser la cárcel con la mejor vista del mundo. Enclavada en un cerro, a sus pies se mira la ciudad y el mar en toda su amplitud. Por fortuna, en 2010 este recinto pasó de ser prisión a centro cultural.

En la actualidad la Ex-Cárcel, como también se le conoce, es un conjunto de edificios penitenciarios que albergan teatros, salas de exposiciones, salas de ensayo, centros de gestión cultural y otros afines. También hay una gran explanada que hoy en día funciona a manera de parque público y donde es común ver a las familias disfrutando de picnics o a las parejas besándose en las esquinas.

La visita es rápida, toma alrededor de una hora y media si se va despacio y con buena letra. Se ofrecen también visitas guiadas para conocer las historia del edificio y lo mejor de todo es que la entrada es completamente ¡GRATIS!

Subir a Cerro Alegre

Cerro Alegre es el más visto en las redes sociales porque es básicamente es la actividad más popular entre las operadoras de turismo que visitan Valpo. Desde los tours que provienen de Santiago hasta los cruceros que paran en Viña del Mar, todos los turistas tienen que ver con esta zona de la ciudad.

Aunque todo Valpo está cubierto de murales y arte callejero, las obras más características y populares son las que están en Cerro Alegre. Para visitar todo con calma se necesitan por los menos unas dos horitas, con el fin de ver bien las obras y porque no, sentarse un rato a ver gente pasar. Es un paseo económico relativamente, pues no se cobra por entrar, pero al ser tan turístico los precios son más elevados que otras partes de la ciudad.

Punto y final

Aquí termina esta serie de crónicas y guías express para visitar Chile. Si las han leído todas, les doy las gracias por haberme acompañado en esta travesía.

El viaje a Chile representó algo importante en mi vida. Si bien todos mis viajes han sido emocionantes y los he disfrutado al 1000%, éste fue mucho más allá de unas simples vacaciones. Este viaje fue el inicio de una nueva etapa en mi vida: una etapa que me aterroriza y que al mismo tiempo me hace sentir demasiado viva. De algún modo, Chile representa para mí libertad, decisiones de vida, inicios y un menú infinito de posibilidades. Creo que por ello siempre guardaré esos 15 días como un recuerdo preciado: más que un viaje, mi periplo por Chile fue el principio de otro ciclo vital.

Espero que sigan acompañándome en futuros viajes. Por ahora me enfoco en construir esa vida que me permita sentir la misma emoción que cuando fui a Chile: ese sentimiento de que el mundo es mío y está ahí afuera, esperando que yo lo camine.

Si te gustó, compartilo!

5 comments

  1. La verdad nunca había pensado en Chile como para visitarlo, pero me gusta lo que escribes y la verdad es que ya se me antojo visitarlo. Espero poder hacerlo pronto.

    1. Gracias amigo, me alegra que te haya gustado. Hay como 6 mini guias mas en el blog por si gustas explorarlas. Pronto estare haciendole algunos cambios al blog y estara en la direccion intraveltica.com, por si gustas seguirme 🙂 Saludos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *